recipe_title

La propuesta de David Muñoz:

Lasaña de conejo estofado al vino tinto, salsa de tomates secos y bechamel acidulada.

Preparación

Para el guiso de conejo:

1. Cortar el conejo en trozos grandes, salpimentar y dorar en una sartén. Los interiores del conejo los guardamos para más adelante.

2. En una olla preparar un sofrito con el ajo machacado sin pelar, la cebolla, el pimiento y el tomate picado fino. Añadir los interiores del conejo y dejar que rehogue a fuego lento.

3. Incorporar al sofrito el conejo bien dorado, poner el vino tinto y cubrir con caldo de pollo cuando se haya evaporado el alcohol. Dejar estofar durante 45 minutos.

4. Desmigar los trozos de conejo y reducir la salsa. Colar la salsa directamente sobre la carne del conejo. Esto será el relleno de la lasaña.

Para la salsa de tomates secos:

5. Poner los tomates a remojo con una cantidad de agua equivalente a cuatro veces su volumen.

6. Picar el ajo y la chalota, ponerlo a rehogar y añadir los tomates secos.

7. Una vez rehogado todo, incorporamos el vino blanco. Y cuando evapore el alcohol, añadimos el agua de remojo en su totalidad.

8. Dejar cocinar hasta que se hidrate por completo todo el tomate y triturar con batidora.

Para la lasaña:

9. Cocer la pasta fresca de la lasaña en abundante agua hirviendo con sal durante 25 segundos. Sacar la pasta y parar la cocción en agua con hielo. Secar bien la pasta.

Para la bechamel:

10. Fundir la mantequilla, incorporar la harina y rehogar 2 minutos sin dejar de remover.

11. Incorporar la leche caliente poco a poco y remover continuamente.

12. Dejar hervir 5 minutos y añadir la sal, la pimienta negra y la nuez moscada.

13. Remover durante 20 ó 25 minutos hasta que consigamos una textura óptima.

14. Echar el zumo de medio limón y mover enérgicamente fuera del fuego.

Acabado y emplatado

15. Montar la lasaña intercalando capas de pasta, relleno de conejo, salsa de tomate y bechamel, repitiéndolo tres veces.

16. Sobre la última capa de bechamel, romper unas hojas de albahaca.

El consejo de David

: Dorar bien el conejo por los dos lados para ayudar a que la piel se selle y se queden los jugos dentro. De esta forma, cuando lo guisamos no queda la carne seca.
Es importante que la salsa de tomate sea densa y la bechamel ligera. De esta forma encontraremos la armonía perfecta de sabores y texturas.

Ingredientes para 4 personas:

Para el guiso de conejo al ajillo:

- 1 conejo

- 5 dientes de ajo

- 1 cebolla

- 1 pimiento rojo

- 2 tomates

- 200 ml vino tinto

- 1 l caldo de pollo

– 2 tomates

Para la salsa de tomates secos:

- 1 ajo

- 2 chalotas

– 400gr tomates secos

Para la lasaña:

- 1 kg de placas muy finas de lasaña fresca

– 20 hojas de albahaca

Para la bechamel:

- 100 gr de harina

- 100 gr de mantequilla

- 800 ml de leche

- 20 gr nuez moscada

- 10 gr sal

- 10 gr pimienta negra

– Zumo de limón

Productos relacionados:

Serie Tango – Un baile para los sentidos

recipe_titleUn baile para los sentidos. Innovación, distinción y elegancia destacan en la Nueva Serie Tango, una de las novedades del catálogo de ARCOS. En la Serie Tango, la espiga de la hoja recorre todo el mango y acaba en un tapón de acero inoxidable en la base. Destaca por su diseño moderno de líneas minimalistas. Ahí se conjugan el color del metal y el negro del mango.
Una nueva serie de cuchillos profesionales que satisface todas las necesidades. El cuchillo mondador, con una hoja de 100 mm, el de verduras (120 mm), el de cocina (160 mm), el cocinero (200 mm), el Santoku (180 mm), el panero (200 mm) y el jamonero (240 mm). En todos ellos destaca su espiga completamente visible, que recorre el interior del mango y sujeta su base, y su innovador montaje sin remaches.

Serie Durapro

recipe_titleARCOS son Cuchillos Made In Albacete. Pero también mucho más. La serie Durapro de sartenes, cacerolas y ollas destaca por su resistente superficie antiadherente que otorga durabilidad, fácil uso y limpieza, y buena resistencia a los arañazos.
Y, bien lo sabe David Muñoz, su base de acero magnético inoxidable dota a la Serie Durapro de una excelente compatibilidad con todas las fuentes de calor, incluida la de inducción.
Y es que toda la serie absorbe y distribuye el calor uniformemente en la superficie. Además, es fácil de limpiar y se puede lavar en el lavavajillas.